Arjona en Velez

ricardo-arjona-en-argentina-2012

 

Por Florencia Gago

 

12 de Abril, 20 hs en Capital Federal, las calles están atoradas de autos. Llegando al estadio de Vélez Sarsfield la avenida Juan B. Justo parece que va a explotar. El tránsito esta lento y pesado, y en el interior de los autos se pueden escuchar sonar los temas de Ricardo Arjona. Quienes manejan son mujeres eufóricas cantando cuasi a los gritos, ansiosas por llegar a destino.

Cuanto más nos acercamos, más se percibe el clima de fiesta que hay en Liniers.  Desde  combis y colectivos estacionados en la plazoleta Yugoslavia (frente al estadio), bajan cientos de fans impacientes por entrar a la cancha y encontrar un buen lugar para ver el show que se viene.

Al entrar al estadio, hasta el chico que corta entradas tararea entusiasmado “Dime que no”, lo que provoca la risa y la complicidad de las mujeres que van pasando. Las escaleras eternas que llevan a las plateas se encuentran colapsadas, y a medida que avanzamos, pueden verse con mayor claridad las dimensiones del estadio.

Las tribunas están llenas y sobre la hora apenas si quedan unos pocos lugares. Las últimas personas que van llegando se sientan en las escaleras o se quedan paradas para poder ver el show. Cada vez hay más gente y de un momento al otro Vélez se “pone”. Las tribunas, impacientes, empiezan a competir con cantos y con la típica ola, muestra clara de las ganas que había de que el recital empiece de una vez.

A las 22 hs las luces se apagan e instantáneamente comienzan los gritos. Los reflectores se prenden, y se empiezan  a escuchar los acordes de la canción “Vida” del anterior disco Poquita Ropa. Pero para sorpresa de las miles de personas que esperaban la entrada del cantante guatemalteco, la canción se interrumpe  y la pantalla sintoniza un noticiero, que habla sobre el fin del mundo y sobre lo que se debía hacer antes de que esto sucediera. El noticiero termina presentando, al fin,  a Ricardo Arjona.

Después de una larga introducción y espera, el cantante salió a escena cantando “Lo que está bien está mal,” de su último álbum “Independiente”. El estadio explotó y más de una lloró al verlo después de tanto esperar. Luego de finalizar su primera canción,  Arjona expresó su felicidad por volver a la Argentina y agradeció a sus fans por volver a verlo después de 3 años de su última visita a nuestro país.

Durante el recital Arjona dialogó con el público, contó anécdotas sobre él, subió a la famosa señora de las cuatro décadas al escenario a cantar con él, le dio lugar a sus músicos para que se luzcan  y hasta se tomó un tiempito para dar algunos consejos y hacer chistes con el público. Como en todos sus recitales, el clima fue alegre (a pesar de ser un cantante melódico) y su relación con el público fue espontánea y fluida. La cantante Gabi Moreno, quien lo acompaña en toda la gira, también tuvo su momento y se lució, llevándose todos los aplausos al interpretar la canción más conocida de este último disco, “Fuiste tú”.

En cuanto al final, fue bastante previsible: él amaga que se despide y vuele a cantar su himno, “Mujeres”. Pero esta vez lo que cambió fue la manera de volver ya que, como en el inicio, las pantallas mostraron de nuevo el noticiero desde el cual la conductora invitó a los espectadores a llamar con entusiasmo al cantante,que volvió de inmediato, canto su último tema y se despidió cálidamente de sus fans.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *