De paso por Tinogasta: Finca La Sala

Tinogasta

Por Bárbara Dibene Fotos: Álvaro Vildoza

A nueve kilómetros de Tinogasta, la finca “La Sala” ofrece un lugar donde descansar y maravillarse con el paisaje y la cultura de Catamarca. Ubicada sobre la ruta nacional 60, forma parte de la Ruta del Adobe, un circuito histórico que recorre capillas y construcciones históricas de hasta 300 años, fabricadas con aquel material artesanal, mezcla de barro, paja y estiércol.

En el centro de la finca permanece casi intacta una casona que data de 1850 y perteneció a Darío Figueroa, un coronel que participó en la guerra por la independencia y decidió, al finalizar el conflicto, instalarse en la zona adquiriendo las 100 hectáreas que conformaron el terreno. Con las generaciones venideras, la propiedad fue pasando de manos hasta venderse en 1969, cuando fue adquirida por la familia de su actual dueño, Horacio Saldaño.

Transeúntes recorrió la finca y charló con Ana Saris de Saldaño, quien junto a su marido tomó el compromiso de restaurar la casa y emprender un proyecto turístico bajo la premisa de que el turismo es un servicio y que a los visitantes hay que ofrecerles lo mejor y con la mejor calidad.

Bajo un sol radiante que calienta el invierno haciéndose camino entre los cerros, Ana conversó con nosotros en el jardín de la casona.

¿Cómo fue el proceso de restauración de la casa?

Cuando llegamos, la casa se utilizaba como depósito de la finca. Tuvimos un gran trabajo, nos ayudó mucho la gente que pasaba y nos daba ideas, por ejemplo qué hacer con la puerta.Yo no quería cambiarla y un día pasaron unos restauradores que me orientaron y decidí dejarla así. Hoy estoy contenta por eso, porque la verdad es que si pintás, tapás y si limpiás, borrás.

Salvo la vidriería todo lo demás siempre estuvo. Mantuvimos los muebles e intentamos, a la hora de restaurar, respetar todo lo que la casa fue. La carpintería, la pintura, el frente y los techos responden a esta idea.

¿Qué usos le fueron dando a cada uno de los espacios de la casa?

Uno de los salones lo preparamos para la cultura, para que la gente del pueblo pueda mostrar su arte. Lo prestamos varias veces para exposiciones de pintura y de fotografía. Con el tiempo pensamos poder hacer audiciones y seguir dándole al pueblo esa posibilidad de tener un lugar donde se vea lo que hace.

Habilitamos un almacén de artesanías y de regionales, donde ofrecemos nuestros vinos: La sala y El Encuentro. Además, funcionamos como casa de té y restaurante, debido a que la gente que pasaba comenzó a pedirnos cosas para comer. Hoy podemos ofrecer empanadas, locro y otras comidas típicas. Cocinamos nosotros, servimos nosotros, todo lo hacemos nosotros. Contamos con dos personas que nos ayudan con el jardín y con la vajilla, pero lo demás se hace en función de nuestro trabajo.

 ¿Qué desafíos tienen para el futuro?

La idea es restaurar algunas habitaciones y hacer un hotel boutique, algo chiquito para poder atenderlo nosotros. Pero por ahora es una idea mientras seguimos disfrutando el contacto con la gente. A cada persona que llega le brindamos nuestro tiempo, conversamos y nos hace bien, a nosotros y a ellos.

 ¿Qué opinás sobre lo que busca el el turista que visita Catamarca?

Creo que la gente viene a comer algo regional, descansar y disfrutar del paisaje. Nosotros deseamos que Catamarca sea promocionada porque todos tienen derecho a conocer todo lo que ofrece la provincia. Por otro lado, busca que se lo trate bien. Si bien el turista está paseando, tiene una vida sacrificada porque tiene que comer lo que haya e ir al baño que se le ofrece, entre otras cosas.

Para terminar, ¿cómo vivieron el asumir este proyecto?

Esto fue un descubrimiento para nosotros. Cuando el padre de mi marido falleció, empezamos a venir cada tanto, porque somos de Salta, pero se nos hizo difícil y decidimos instalarnos definitivamente en Catamarca. Este proyecto vive de nuestro trabajo y estamos convencidos que dedicarse al turismo es un servicio, por eso intentamos ofrecer siempre lo mejor.

 
 

Agradecemos a la finca “La Sala” por su atención y los dulces regionales que nos regalaron. Para comunicarse y hacer reservas el teléfono de contacto es (03837-420187).

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

2 Comments:

  1. Rosana Fernandez

    Hola me interesa…estadia ..quiero saber precios??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *