Radio sin barreras

Curiosa Tarde y Palabras en Conjunto, dos programas radiales conformados por jóvenes con capacidades diferentes, buscan romper barreras y prejuicios haciendo radio de calidad; tomando ellos la palabra.

Por Daiana Gimenez

—Juan, mira esto -dijo su madre a fines del 2010. Ahí Juan Manuel Forbes, hoy con 28 años, vio que en Desde la vida (TV Pública) mostraban a chicos con capacidades diferentes haciendo radio, “desarrollando sus competencias y saberes bajo el paraguas del lenguaje radiofónico” completará Matias Niremberg, coordinador de Palabras en Conjunto, un proyecto que favorece la integración de jóvenes con discapacidad desde hace casi diez años.

Juan llamó a Matias y se sumó al programa, donde fue aprendiendo sobre el mundo de la radio. Para Niremberg, que trabaja hace doce años en el campo de la discapacidad con diferentes proyectos, la radio significa para los chicos “el poder expresar desde un lenguaje especifico, el compartir un grupo, el sentido de pertenencia…”. Él cree que cada uno de los chicos tiene diferentes motivos para estar en Palabras en Conjunto “algunos alcanzan la idea de ‘pertenecer’, tener un grupo de referencia, un club radial donde formular sus opiniones y creaciones sin filtro. Otros, profundizan sus conocimientos del lenguaje radiofónico para salir del aprendiz e ingresar en la órbita profesional”, como se dio en el caso de Juan Manuel.

Palabras en Conjunto “demuestra que los pibes con capacidades diferentes que trabajan con intensidad y dedicación pueden convertirse en los comunicadores sociales del futuro”, señala Niremberg.

 

 

 

 

A Juan hacer radio le cambió la vida. Frente a un pasado en el que una disminución de la fuerza motora le era un gran problema, hoy es una persona más conversadora, perdió timidez y se relaciona mucho más con la gente, pero además encontró su pasión, su vocación: “Hice como un clic y vi un futuro y una puerta que se abría que no tenía fin”.

Así fue que en 2012 Juan Manuel lanzó solo su propio programa de radio, Curiosa Tarde, para “visibilizar situaciones de la vida cotidiana que no se ven pero están presentes”. El programa “promueve la educación aportando para una transformación cultural y social”.  Al principio, salía al aire sin compañía, con las dificultades que eso significaba, pero con la práctica fue mejorando. Además realizó diferentes cursos de periodismo, donde conoció a quienes lo  acompañan hoy  al  aire: Valerie Coifman, Daniela Borgonovo y Fernando Acrich.

Este magazine periodístico tiene una mirada educativa que se canaliza a diferentes áreas temáticas que van desde la música, la inclusión social, los deportes, la salud, la educación hasta el medio ambiente.

Juan recalca que su programa, a diferencia de otros, “se realiza en conjunto entre personas con o sin discapacidad sin importar su condición”.  Fernando padece mielomeningocele, una mal formación en el sistema nervioso central  y él tiene hemiparesia del lado derecho, técnicamente una disminución del movimiento que no llega a la parálisis, y que le provoca convulsiones.

Juan cree que los jóvenes no tienen que entender a la discapacidad  como una limitación; “tienen que hacerle caso a su corazón, que si proponen algo no duden en saltar todos los obstáculos que tienen a su lado para lograr lo que tanto desean”.  Para él, Curiosa Tarde, con dos años en el aire, sirve para “demostrar que todo es posible en la medida que uno se lo proponga”.

El poder de voluntad marca que no hay imposibles a la hora de hacer lo que se desea. El periodismo no se escapa de esas fuerzas y hoy, tanto Curiosa Tarde como Palabras en Conjunto, son la prueba de que estos chicos pueden hacer escuchar sus historias y las de muchos otros.

 

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *