Arepas: de Colombia a la mesa platense

Arepas

La arepa es una comida típica de Colombia que comenzó a estar presente en los menús platenses al ritmo del crecimiento de los estudiantes de ese país que llegan año a año a nuestra ciudad. Carolina y Olga, dos colombianas, lejos de sus hogares y familias, encuentran en Arepas Col la conexión con su tierra y la posibilidad de un sustento que haga más fácil su nueva vida.

 

Por Yesica Sagliocca

“Disco para las masas, desde las masas y de masas de maíz. Se adapta a casi a cualquier cosa. La arepa es noble,  generosa y flexible. No tiene horario ni fecha en la agenda, siempre queda bien parada”, dice la carta de presentación que Olga Mafla y Carolina Giraldo le dan a su emprendimiento que lleva ya cuatro años.

ArepasOlga es veterinaria, repartió sus estudios universitarios entre Argentina y Colombia. Empezó con la venta de arepas para ayudar a una amiga que vivía en Buenos Aires; ella hacía las arepas y Olga las vendía en La Plata. Pero su historia con este disco de maíz no arranca acá, sino que en su tierra natal. No había momento del día en el que la arepa no estuviese presente. Recuerda como su abuela, de la manera más artesanal, con molino y fuerza, las hacía para todos los días y para las fechas especiales,  como cumpleaños y reuniones familiares.  También su madre tiene que ver con esa tradición con las arepas. “Cuando le conté a mi mamá que estábamos con el microemprendimiento se emocionó,  se puso a llorar y todo porque decía que le traía muchos recuerdos. Mi mamá dice que la arepa es bendita, que la arepa me iba a dar muchas cosas buenas”.

Carolina es socia de Olga pero también su compañera de hogar. Es ingeniera agroindustrial y está haciendo una maestría en tecnología e higiene de alimentos. Su inicio en la producción de arepas más que como una fuente de ingreso surgió como una necesidad. “La arepa era básica en mi dieta. Una vez aquí, los dos primeros meses yo ya estaba por enloquecer, ya estaba aburrida de comer solo pan. Un día pasé por una dietética y compré maíz para hacer una mazamorra,  pero como el maíz se había pasado, terminó resultando arepa.”

Reunidas por un amigo en común, se conocieron y armaron este proyecto que se volvió su sustento, que no sólo busca acercarse a sus compatriotas sino que intentan seducir al comensal platense. “La idea no es que sólo apuntemos al colombiano, la idea es ofrecer una alternativa adicional para el argentino, algo diferente al trigo. Porque el colombiano ya sabe lo que es una arepa. A ellos no hay que vendérsela porque huelen arepa y listo, la viene a buscar solos.”

DSC00003

Casa Lumpen recibió a los fanáticos colombianos

Olga y Carolina, al igual que un gran número de estudiantes colombianos, vienen a la Argentina a seguir sus carreras universitarias. Los altos aranceles de las facultades colombianas, obligan a que tengan que abandonar su país para continuar con sus estudios. Con el cambio de moneda a favor,  la condición de universidad pública, junto a la gran variedad de disciplinas, la ciudad de La Plata es una de las más elegidas. Es por esta razón que es común encontrarse con ellos en cualquier lado, tanto en las facultades, trabajando en comercios y bares, los colombianos no son ajenos al paisaje platense. Este dato fue lo que llevó a las chicas a ofrecer una posibilidad de acercarse entre ellos y hacer sentir menos la distancia.  La excusa  fue el fútbol y Casa Lumpen, el lugar de reunión para ver los partidos de eliminatorias y el mundial de FIFA 2014. Entre arepas, producción de Olga y Carolina, y las cervezas, que la casa ponía a disposición,  se proyectaron la totalidad de los encuentros que la selección cafetera disputó.

Entre los clientes que fueron consiguieron, ellas destacan a un cura que todos los meses les hace un pedido grande y una mujer que viaja  especialmente desde Magdalena para encargarlas. También reconocen que el producto fue muy bien aceptado entre los vegetarianos y los veganos.  Pero fundamentalmente tienen en claro que el público al que apuntan son los estudiantes: “Nosotras somos estudiantes. comemos como estudiantes, vivimos como estudiantes, no vamos a pretender vender un paquete de arepa a un elevado precio. Nuestros clientes estrella son los estudiantes. Ellos viven igual que nosotras.”

DSC00001En junio, finalmente, las chicas abrieron su propio local en el centro (dig 79  N°1015 entre 54 y 55 )  platense en donde ofrecen paquetes de arepas como así también comida al paso. Más allá de que ofrezcan la posibilidad de comer  y probar allí mismo el producto, la idea no es la del restaurant.  Ambas sostienen que no tienen ni la capacitación ni el tiempo para dedicarse a ese rubro. Su meta tiene más que ver con que la arepa se convierta en Argentina lo que es en Colombia. Por lo que, después de usar como lugar de producción la cocina de su casa, de trabajar a molino rodillo y picadora;  de pasar problemas con una inmobiliaria que estuvo a punto de truncar su cometido y gracias a la voluntad de un el platense que aceptó ser su garantía,  alcanzaron sel objetivo de tener el espacio que les permitiera insertar la arepa, y otros productos típicos,  en la gastronomía de la Ciudad de La Plata.

 

 

 

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *