Lo que Teo no dice: amor y literatura contra el bullying

teo“Parece que Teo tendrá que hacer las valijas”, anunció hace unos días la docente y escritora Gabriela Casalins cuando el Ministerio de Educación de Chile compró su novela para ser leída en las escuelas del país. En este principio de año lleno de expectativas, nos habla del acoso en las escuelas, la literatura y el amor a los niños.

 

Por Bárbara Dibene

“Lo que Teo no dice” es una novela que cuenta, desde la mirada de Teo, un niño de diez años, la agresión en la escuela que sufre de parte de Hernán, quien también molesta a su mejor amiga Marianita. La inundación de La Plata se convierte en el gran contexto, que genera que ese día Hernán llegue a la ventana de la casa de Teo por ayuda.

“La novela transita estos hechos de la vida cotidiana y de la vida escolar y los mancomuna, porque, en definitiva, para cualquier niño son una misma cosa: su vida”, cuenta Gabriela, para quien los trágicos hechos del 2 de abril del 2013 fueron el disparador de esta obra. “Después de haber fregado barro en la casa de varios  amigos y parientes y de que las hijas de mi amiga Gisela Marty me contaran que su tortuga había ‘flotado’ sin morir en la pileta en la que se había convertido su patio, algo me hizo un clic en el interior. Estaba muy triste, abatida por todo lo que habíamos vivido: los muertos, la devastación de nuestra ciudad, los amigos y parientes afectados, el dolor y la belleza de la ayuda que éste trajo”.

Fue con toda esa carga emotiva y vivencial que Gabriela dejó fluir la historia, y se centró en los niños, que siempre han ocupado su vida tras largos años de docencia. Con ese impulso, el desafío se convirtió entonces en encontrar el ‘lenguaje’ adecuado. “Hay que buscar profundidad sin caer en barroquismos o en imágenes que no estén cerca de los chicos y su mundo (…) La prosa o la poesía  para niños no se tratan de diminutivos o temas pueriles: se puede hablar de los grandes temas con los niños, pero tenés que comprender su lenguaje y para eso hay que acercarse a ellos. Los niños no son tontos de capirote ni adultos sesudos: tiene sus propios modos comunicativos y la literatura infantil es al fin y al cabo solo literatura”.

 

En el medio de la trama

Teo no está solo, lo acompaña un personaje muy particular, Antigua Pasolento, su tortuga mágica. El sabio animal lo ayuda a encontrar su “maravilla” (aquello que lo hace especial) y superar su “desgracia”, aunque también necesita a su familia, el entorno escolar y el apoyo de sus compañeros.

Gabi-CasalinsEn su experiencia docente, Gabriela presenció innumerable cantidad de casos de acoso en la escuela, incluso lo ha padecido parcialmente en la escuela primaria. “Creo, sin embargo, que el problema se ha recrudecido en la última década y tal tiene que ver con la degradación de valores de nuestra sociedad, digo tal vez, porque no tengo la certeza de que no sea un fenómeno mundial, aunque sospecho que sí, por conversaciones con amigos y parientes en el exterior o textos que hablan de este fenómeno”.

Para la autora, la ecuación es simple: si falta cuidado sobre los niños por parte del adulto, se gestan generaciones carentes de humanidad. “Y humanidad implica para mí la humanitas latina entendida como la bondad, la amabilidad, la clemencia, la dulzura, la educación y la urbanidad. Humanos es aquel capaz de mirarse en el otro (….) Hemos perdido nuestra humanitas, y así ¿cómo pretendemos que los niños no sean agresivos?”.

Mi novela es una pequeñísima gota de agua en el mar de esta construcción de la infancia. Como decía la Madre Teresa de Calcuta: “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota”.

 

9789873681073La maravilla de recibir cariño

Gabriela está muy feliz porque “Lo que Teo no dice” se ha leído mucho y ya se ha hecho una segunda impresión. También se decidió a comenzar una segunda parte, porque los pequeños lectores tenían curiosidad por saber qué pasaba con los personajes al finalizar el libro: si Teo y Hernán se hicieron amigos, si Hernán se fue de la escuela y qué pasó entre Hernán y Marianita. “Los chicos son lectores pávidos y prolijos, leen con lupa y preguntan mucho cuando su lectura ha sido bien guiada y motivada. Los mediadores de la lectura-maestros y padres-cumplen aquí un rol fundamental. Pero lo más lindo, debo confesarlo, son los abrazos espontáneos y las sonrisas cómplices que me han regalado”.

La novela llegará este año a Chile y sus escuelas gracias al Ministerio de Educación de ese país, que hace convocatorias para editoriales de habla hispana con el fin de comprar títulos. La Brujita de papel, la editorial del grupo EDHASA que publicó Lo que Teo no dice, se presentó con varios títulos y finalmente fueron elegidos uno de Pablo Bernasconi y el de Gabriela, que sólo agradece y ayuda a Teo con su valija.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

One Comment:

  1. Muy buen cuento pero tengo una duda ¿que mensaje le dejaron esos sueños a Teo?

Responder a Martina Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *