#LaCulturaNoSeClausura

centrosculturales-0847
Ante la ola de clausuras de varios centros culturales durante las últimas semanas, sus miembros y las coordinadoras Ucecaa, Reca y la Red de Espacios Culturales convocaron a la movilización y el reclamo. Transeúntes estuvo presente el jueves 24 por la mañana en la concentración frente a Control Urbano.

 

Por Bárbara Dibene

Imágenes: Álvaro Vildoza

El Jacarandá, Casa de Cultura, Milton Lugar, Centro de Estudiantes Casa de Tandil, Centro Cultural Olga Vázquez y Teatro Práctico fueron los espacios clausurados en los últimos días por Control Urbano. “En general argumentaban que había denuncias por ruidos molestos. Pero cuando los espacios intentaban el diálogo, planteaban otros requerimientos relacionados con la habilitación, como el certificado de anti-siniestralidad”, cuenta Salvador, parte del Reca, el Colectivo de Arte al Ataque y el Olga Vázquez.

Los miembros de los centros culturales decidieron reclamar no sólo por el levantamiento de las clausuras sino por la firma y publicación del Decreto Reglamentario Ordenanza N° 11301. Dicha ley fue aprobada en forma unánime el 23 de septiembre de 2015 y dictaminó la creación de un Registro Municipal de Espacios Culturales Alternativos– a los que se definió comoespacios no convencionales, experimentales o multifuncionales donde se realice la producción, formación, investigación y promoción del arte y la cultura en sus diversas manifestaciones”-, los requisitos para formar parte de él, el límite de cuatro eventos nocturnos mensuales –siendo la Secretaria de Cultura encargada de informar los que se planifiquen a la Secretaria de Control Urbano- y una subvención mensual, entre otras cosas.

El problema radica en que esa “letra” no se lleva a la práctica y surgen las confusiones. Antonio, parte de Ucecaa y de El Jacarandá, asegura que desde los diferentes espacios culturales han tenido diálogo con el actual Secretario de Cultura, Gustavo Silva, pero que aunque él les asegura que todo se va a solucionar y van a trabajar en conjunto, “el gran problema son las contradicciones que están teniendo la Municipalidad con Control Urbano. Viene Control Urbano y dicen una cosa, después Cultura viene y dice otra, después nos juntamos todos y se aclara la situación. Pero a las tres semanas empiezan las clausuras otra vez. Hay una falta de comunicación y una interna que nosotros no la entendemos bien”.

Lo principal es que los centros culturales requieren de una habilitación no comercial, ya que sus funciones y actividades no pueden equipararse con cualquier bar/restaurante. En La Plata existen alrededor de 80 de estos espacios, que se caracterizan por ofrecer talleres, bachilleratos populares, bibliotecas, radios comunitarias, emprendimientos y actividades culturales de todo tipo. Su importancia es fundamental para toda la comunidad.

Por eso, el pedido es que el levantamiento de las clausuras –que impiden el normal funcionamiento y perjudican la continuidad de los espacios- y el tiempo necesario para adecuarse a la ordenanza, que exige por ejemplo contar con la Personería jurídica de Asociación Civil sin fines de lucro o cooperativas y presentar un proyecto de Planificación Cultural.

La promesa

El mismo jueves, se logró la promesa de la gestión de levantar las clausuras y reglamentar el Registro de Centros Culturales a partir del 1 de septiembre.

 

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

One Comment:

  1. Pingback: Ambigú: una apuesta de transformación social desde la cultura – Transeúntes

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *