“3D. Imprimir el mundo”, una muestra para desafiar la imaginación

Hasta el 7 de diciembre la exposición está disponible en el Espacio Fundación Telefónica, en la ciudad de Buenos Aires. A través de ella, se observa cómo la tecnología impacta en la medicina, la arquitectura, el diseño y hasta la comida, e impulsa reflexiones en torno a los derechos de autor y el fin de los límites físicos. Si se puede pensar, se puede hacer.

 

Por Bárbara Dibene

Fotos: Fundación Telefónica

“¿En qué consiste la impresión en tres dimensiones y cuál ha sido su recorrido hasta la actualidad? ¿Qué tipo de objetos impresos podemos encontrar en estos momentos y en qué ámbitos se utilizan? ¿Hasta dónde puede llegar el uso de impresoras 3D?”, se preguntan Carmen Baselga y Héctor Serrano, los curadores de “3D.Imprimir el mundo”, una muestra en la que cada objeto sorprende y ofrece al visitante una mirada fresca sobre el impacto de este tipo de innovación en los procesos productivos y en cómo se concibe la idea de creación.

Concebida como “la próxima revolución industrial”, la impresión 3D permite generar un objeto tridimensional a partir de un diseño en computadora, es decir, tiene ancho, alto y largo. En el primer bloque de la muestra se explica su origen en los ochenta, el valor económico para la industria  y cómo es la venta de impresoras de este tipo en el mundo. E invita a pensar en cómo elimina la frontera entre lo digital y lo físico, ya que pasamos del bit (digital) al átomo (físico), y sus consecuencias al momento de diseñar. En ese sentido, Baselga y Serrano explican que esta tecnología “permite al ciudadano fabricar cualquier cosa, reformulando conceptos fundamentales como la autoría, la sostenibilidad, la educación o la accesibilidad”.

En detalle, la impresión 3D tiene diez principios fundamentales, del que vale destacar la elaboración bajo demanda, que implica fabricar lo que se necesite y no reproducir el modelo actual de las empresas de hacer acopio de su producción. Además, se podría generar el producto más cerca de su destino y hacerlo de forma totalmente personalizada, sin generar residuos y con el plus de una reproducción física precisa de lo imaginado.

Tras un pantallazo para comprender en qué consiste, la exposición ofrece ejemplos de su aplicación en la actualidad. Uno de los casos más significativos, que tiene su correlato en nuestro país, es el de Mariam Sabar, una niña que nació sin su mano derecha y recibió una prótesis diseñada especialmente para que pudiera obtener funcionalidad y fuera práctica y duradera. “El diseño lo obtuvieron del repositorio público ‘Thingeverse.com’, a partir del cual fueron modificando el archivo para poder personalizarlo, y parte de las instrucciones de impresión y montaje se obtuvieron de la plataforma ‘enablingthefuture.org’, apoyándose también en videos y foros específicos”, explican desde la Fundación.

En medicina hay otras grandes ventajas. Las bioimpresoras están programadas para replicar órganos de pacientes para poder estudiarlos, imitar una intervención y decidir la mejor forma de llevarla a cabo. Esto es fundamental para reducir el riesgo de la cirugía.

Por otro lado, se muestra una colección de ropa hecha 100% con una impresora 3D de uso doméstico, a cargo de la diseñadora israelí Danit Peleg. Y sus beneficios para el calzado y las personas que necesitan de un soporte especial. También, cómo paulatinamente se utiliza la tecnología en alimentos, especialmente en el ámbito de la pastelería y la coctelería. Finalmente, en el sector artístico se ha convertido en el nuevo “barro” para crear sin el límite de las habilidades manuales.

La exposición está disponible, con entrada libre y gratuita, hasta el 7 de diciembre en la Fundación Espacio Telefónica (Arenales 1540), en la ciudad de Buenos Aires. Además de los objetos, también se puede acceder a entrevistas grabadas con profesionales de áreas como la bioingeniería, el diseño, la filosofía, la robótica o el movimiento maker.

Tras la visita, la propuesta es pensar ¿hacia dónde se dirige la impresión 3D? ¿cuáles son los retos a medio y largo plazo? ¿qué uso le daremos en el futuro? Y tal vez algunas pistas sean la idea de la NASA de que los astronautas se impriman su comida, la posibilidad de que zonas aisladas impriman lo que necesitan y la revolución prometida en la ortopedia y el trasplante de órganos.

 

Horarios de visitas guiadas

Lunes a viernes: 17:30 | 19:00 hs.

Sábado: 15:30 | 17:30 | 19:00 hs.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *