Harina y tradición en Tucumán: llega la celebración con la reina “más sabia”

Gregoria el día en que fue elegida Pachamama/amaichadelvalle.com

Se trata de la Fiesta Nacional de la Pachamama en Amaicha del Valle, Tucumán, que cumple su 72º edición manteniendo vivas costumbres y rituales ancestrales, destacando a los ancianos y ofreciendo a los jóvenes la oportunidad de ser puente de transmisión.

 

Por Bárbara Dibene

Celebración del carnaval/comunicaciontucuman.gob.ar

Febrero tiene aroma a carnaval. Así se vive en gran parte del país, pero especialmente en Tucumán, en Amaicha del Valle, donde se celebrará la 72º Fiesta Nacional de la Pachamama con el ancestral objetivo de agradecer a la madre tierra. Desde el Jueves de Comadres -este 28 de febrero- hasta el Martes de Carnaval -el próximo 5 de marzo-, niños, jóvenes y ancianos compartirán rituales y festejos que incluyen comida, música y la alegría del encuentro.

“La comunidad amaicha tiene tradiciones muy arraigadas, que perduran a través de las generaciones… eso es lo que los alienta a seguir, los impulsa, les da fortaleza”, dice Sebastián Pastrana, miembro del pueblo originario y director de turismo de la localidad, en diálogo con Transeúntes. “Durante el carnaval se celebra y da gracias a la Pachamama, que es el universo, todo lo que da la vida, el tiempo, el espacio, el agua, la tierra”.

Por eso no faltan las ofrendas, el agua y la harina -juntas y separadas, embadurnando rostros felices-, papel picado, comida y vino. Y los cantos con bagualas, los desfiles por las calles, los topamientos y la elección de la reina, que es de las más especiales que se puedan encontrar. Se trata de una mujer que representa a la Pachamama y está acompañada por la Ñusta, que encarna a la juventud y la tierra joven; el Pujllay, el diablillo del carnaval; y el Yastay, deidad protectora de los animales.

“Al ser una sociedad matriarcal, la mujer tiene un lugar destacado. La sabiduría de la anciana es fundamental. En muchas fiestas se suele premiar la belleza física o ese tipo de atributos. En este caso, se destaca a la mujer sabia”, explica Sebastián con orgullo.

La última elegida

Gregoria, última Pachamama, en el campo

El año pasado, el Consejo de Ancianos -que trabaja junto al Cacique- eligió a Gregoria Naciansena Navarro de Valero como Pachamama. A sus 77 años, Doña “Goyita” vivió una experiencia única y su sonrisa quedó reflejada en cada imagen que se tomó ese día, cuando arriba de un burro, con un vestido que hicieron sus hijas con tela de lienzo y borlas de lana de oveja, paseó por las calles del pueblo bajo la mirada de cientos de personas.

La mujer nació en Chasquivil y en su juventud fue pastora, tiempo en el que aprendió a cantar coplas y se forjó como cocinera de quesillos y mermelada de duraznos y membrillo. “Ella creció entre los cerros. Estuvo casada 56 años con mi padre y vivió 58 años aquí. Fue artesana e hilandera, esquilaba ovejas y hacía frazadas y alforjas”, cuenta Edith, la hija menor de Gregoria, que es docente en San Miguel de Tucumán.

Emocionada, recuerda que para su madre “fue una sorpresa. Estaba muy contenta, tenía una alegría que desbordaba. Fue un regalo para el alma porque hace tres meses había fallecido su esposo”. Y subraya, sobre por qué fue elegida: “No porque sea mi madre, pero resalta su carisma, su forma de ser. La quiere el mundo. Tiene una gran manera de llegar al otro”.

Y Gregoria, con una dulce voz al otro lado del teléfono, agradece porque durante este año de mandato pudo visitar escuelas, participar de actos y ser la representante de una fiesta invaluable. “Me gusta conversar, escuchar…he andado mucho”, dice, próxima a cumplir 78 años -este sábado 2 de marzo- y da una bendición que llega al corazón.

En pocos días, el festival se desarrollará en el predio ubicado frente al anfiteatro comunal, a 200 metros de la plaza principal. “Invitamos a todos a participar. Es un festejo que combina lo cultural y lo ancestral con lo festivo. Es una fiesta muy linda. Un momento para compartir”, cierra Sebastián.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *