Arte iluminado en el Teatro Argentino

intervenciones-32

El sábado 14, los patios ingleses del Teatro Argentino de La Plata fueron escenario de una “invasión artística” propuesta por la ONG Almenara, que convocó a maquilladores, músicos, ilustradores y performers para que durante toda una jornada trabajen en vivo y en contacto con la gente.

 

Nota y fotos: Bárbara Dibene

“Almenara significa lugar que contiene luz, por eso nuestra compañera Andrea Herrera decidió subtitular a la ONG luz al arte”, aseguró con alegría Diana Caraballo, una de las organizadoras del evento, que va por su VII edición, y miembro de la organización que busca darles un espacio a los artistas para que se den a conocer.

Otra de las organizadoras, Maris Carballo, estuvo participando no sólo en ese rol sino como parte de la productora artística “MBC”, que cuenta con varios maquilladores que realizan bodypainting. Por su parte, Ulises Freyre, que logró convertir a su modelo Darilo en un dios/demonio protector de las riquezas indígenas, afirmó: “A mí me gusta elegir una música y trabajar a partir de una idea que me surja”.

A pocos pasos, el uruguayo Fernando Machado eligió también una temática mítica para transformar a su modelo Carola: “Una de las cosas más importantes es la capacidad de tu modelo de expresarse y hacer que tu trabajo se luzca. Una persona puede ser divina, tener un físico privilegiado, pero si no tiene una conciencia corporal interesante, no te sirve. Tu trabajo vale tanto como tu modelo”.

Mientras Fernando maquillaba, Emmanuel Chierchie dibujaba todo el proceso: la pintura, los pinceles, la mano que pinta y el cuerpo que adquiere otros colores, otra presencia. “Lo común es que la gente se reúna en torno del artista que imagina algo, pero mi propuesta es que el dibujo sea una forma de documentar lo que pasa. Esto necesita memoria visual porque trabajo con modelos vivos, en movimiento. Primero tiro unas líneas con lápiz y después con la acuarela le doy el verdadero carácter a cada dibujo”.

En el otro patio, el ilustrador Alejandro Felli buscaba captar la esencia de los poemas de su amiga Ana Jouli: “Ella me los pasó y trato de interpretarlos a mi manera para llevarlos a la obra. Los materiales y la técnica tienen que ver con lo que esos textos me piden, es muy sensorial”.

Durante toda la jornada la música estuvo presente de la mano de artistas como Sergio Cossani, y el público pasó de un tímido acercamiento desde las escalinatas de los patios hasta bajar y charlar con los expositores.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *