“¡Señor y señora, ajuste su cinturón que llegó Pacto de Negros, excelencia de murgón!”

11836663_10206368925014826_6074089042074131002_n
Recuperan los valores de la familia, de lo colectivo, afianzan los sentimientos de pertenencia. Ellos no son sólo un grupo disfrutando una acción que los hace felices, perdidos entre la música y el baile, sino que logran también transmitir esa energía al público que los que los escucha para que puedan sentirse parte del mismo mundo carnavalero.

 

Por Lucía Errecart

De la mano de Gastón Sánchez y Mariel Gómez, Pacto de Negros se ha filtrado en la paleta sonora de La Plata para contarnos sobre su historia e invitarnos el próximo domingo a un nuevo aniversario.

La murga nació hace dos años en el barrio de Parque Saavedra, Meridiano V. Un grupo de amigos, que se habían desprendido de una formación anterior, se juntaron con otros murgueros para bailar y tocar en el parque hasta que decidieron armar un proyecto y formar Pacto de Negros, que se caracteriza hoy por su vestimenta negra y plateada.

“Lo que prevalece en esta murga es cuidar mucho el tema de la familia, hay mucha gente que tiene chicos, hay muchos padres que nos dejan a cargo a los hijos, entonces mientras estamos ensayando o tenemos la actuación, tratamos de respetarnos y cuidarnos entre todos”, contó Gastón al aire de Desenroscados, un programa radial platense emitido todos los martes al mediodía de Nuevos Aires FM.

10421954_10153702538744297_1964574937572515522_n

Este grupo está compuesto por 35 personas aproximadamente que ensayan durante todo el año en el Salón de las Artes, en 71 entre 13 y 14. Hay personas de todas las edades, empezando por Clarita, la hija de Gastón y una de las más chicas de la murga, y terminando con Marisa, que luce sus 55 años al ritmo del compás.

“Yo estoy con toda la familia adentro. La nena tiene tres años, llega a casa y se canta todas las canciones, me pide que le toque el bombo y baila. Van creciendo junto con la murga, es una manera de conservar el género, y la tradición tiene que ver con eso”.

La murga tradicional argentina tiene la característica de conservar los saberes de generación en generación. Toda la movida surgió en Buenos Aires, hace alrededor de cien años; en los viejos barrios se pasaba este género de unos a otros y con el tiempo se fue adaptando a cada una de las descendencias.

“Nosotros acá siempre hicimos ese tipo de murga, lo más lindo es ver que tenés un compañero de tres años con el traje en el medio del ensayo bailando y vos sabés que cada uno de los que están ahí sienten lo mismo que vos porque llevan los mismos colores. Eso es lo maravilloso de la murga”, dijo orgullosa Mariel Gómez, una de las organizadoras de Pacto de Negros.

La idea central es formar a los que vienen, que se respeten los roles de trabajos internos. En Pacto trabajan mucho sobre esos valores; la murga está dirigida, existe un director de bombos y uno de la danza, tratan de organizarla para poder diferenciarse de otros tipos de grupos similares.

12091250_431044677087589_1330647954310796619_o

“Hay muchos que están en contra de lo dirigido, nosotros somos fieles a eso porque creemos en la manera de organización, tenemos chicos a cargo y hay que respetar esa relación. Los miércoles o sábados después de los ensayos, si nos vamos a la casa de alguien y llevamos a los chiquitos, llamamos a los padres para preguntarles si podemos llevarlos a lo de Marisa a cocer paraguas o a hacer banderas. Tenemos una organización en la que nos manejamos en masa, hay un sentido colectivo que nos une, un sentido de pertenencia”, resaltó Mariel.

A pesar de que en La Plata Pacto de Negros tenga poco tiempo y siempre la ciudad se caracterizó por las comparsas de barrio, de repique y redoblante, hace casi 25 años que hay murga argentina sonando en las diagonales platenses, que la traen los integrantes de la primera murga en la que estuvieron Mariel y Gastón.

“Tenemos la suerte de tener con nosotros a uno de los fundadores, de los primeros murgueros de acá de la plata. Darío,`El prócer´, es letrista y bombista nuestro. Acá cualquier persona puede armar una murga, que se desarme a los meses y poder armar otra, pero a lo que nosotros apostamos es a que se genere una historia que dure muchos años”.

“Yo conozco el parpadeo de tus ojos cuando escuchas lejos resonar los bombos”

La murga tradicional argentina usa, más que nada para diferenciarse del resto, el bombo con platillos, porque lo que lleva a la murga es el pulso, la base y la danza se caracteriza por mover la planta del pie en base al pulso marcado por el bombo, al compás.

Otra particularidad es la vestimenta. Usan ropa de raso o satén, llevan encima la levita que es la parte de arriba en forma de chaqueta con cola; las chicas tienen la pollera o el pantalón, los varones pantalón y una galera.

“Por lo general tienen brillo, porque según la historia, en la época del carnaval, los negros esclavos agarraban los sacos de los amos y los daban vuelta porque eran más brillosos y así vestidos salían a bailar. Esto tiene que ver con una burla a la clase alta. Nosotros los murgueros adaptamos eso, por eso es que la levita tiene la forma del frac, usamos el satén para simular el brillo y le sumamos la galera”, contó Mariel.

La murga forma parte de la cultura popular, nace en la calle y es para todos. Pacto de Negros está en un barrio dentro del casco urbano y de ella forman parte arquitectos, profesores, comerciantes. El escenario es el asfalto. Pueden ir a un teatro, pueden hacer un encuentro de murgas, pero todo el año se trabaja para salir a la calle.

 

La murga, mi levita, mis colores forman parte de mi ideología, es como ser hincha de un equipo de fútbol, es un sentido de pertenencia, soy yo en la murga.

 

“Nosotros ensayamos todo el año, los miércoles de 20 a 22  y los sábados de 18 a 20 en el Galpón de las Artes. Y aparte, frente a un pronto espectáculo, sumamos un ensayo de percusión y un ensayo de escenario que son los cantores con los bombos más el general. Eso es lo que nos identifica: el trabajo, desde lo artístico a lo logístico”.

El domingo es el cumpleaños número dos y a partir de las 15 se va estar realizando el festejo, la entrada es libre y gratuita y va a haber servicio de cantina a beneficio de la murga para poder viajar en diciembre a Bahía Blanca, para participar de un encuentro provincial de murgas y viajar a los corsos del próximo verano. Aquí les dejamos el evento de Facebook para más información.

Escuchá la entrevista completa aquí.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *