El amor y el drama donde terminan los rieles

Donde terminan los rieles
El sábado 9 de abril desde las 22 horas en el Centro Cultural El Deseo, en Capital Federal, se presenta la obra de teatro “Donde terminan los rieles”, del director Tato Cayón, que retrata la historia de amor entre dos vendedores ambulantes.

 

Por Yésica Sagliocca
Imágenes: Prensa Donde terminan los rieles

Rulo y Rengo, dos amigos vendedores ambulantes, son los protagonistas de Donde terminan los rieles, una historia que tiene como escenario principal el baño de una estación de tren. Ambos están sometidos e inmersos en una sociedad regida por la heteronorma que “los margina y les teme”. En cada cuadro lo que se muestra es cómo sobreviven día a día, se desmenuzan y exponen a fondo los vínculos que establecen, mientras se traza la radiografía de una ciudad violenta que acosa y discrimina.

Tato Cayón, dramaturgo y director, busca mostrar un mundo que vemos todos los días pero que, en general, no conocemos en profundidad. El armado del guión consistió en indagar con la imaginación cómo sería la intimidad de los personajes en este escenario marginal, en el que más allá de las historias duras que los atraviesan también hay lugar para el amor.

La contundencia de sus textos -como el fragmento en el que Rulo sentencia:”Nosotros somos pobres, y los pobres no se la comen”- tiene mucha llegada en la gente. Las líneas interpelan al público directamente, dejando expuestos, casi de forma inmediata, los prejuicios que todavía tenemos como sociedad y esa tendencia a “encasillar” las cosas.

La construcción de la obra partió de una imagen y más tarde surgieron los lugares por donde el autor quería que vayan la historia y los personajes. Al momento de darle vida, unas de las tareas del director consistió en pedirle a los actores que, ante todo, no copien ni hagan el “estereotipo de”, sino por el contrario, que ellos mismos investiguen cómo serían si tuvieran que vivir la situación de los personajes.

Esto último es lo que hace ver a la obra tan real y tan dura por momentos. “No hay mentiras en cómo los actores transmiten o vivencian cada momento, porque son ellos en una situación ficticia, con otros nombres, pero son ellos al fin y al cabo”.

Bio del director:

Oscar Tato Cayón tiene 38 años. Es actor, director y dramaturgo, estudió canto, música y clown. Además tuvo un paso como estudiante por la vieja Escuela Nacional de Arte Dramático, actual IUNA. Este es su quinto trabajo como director y el tercero como dramaturgo, pero el primero estrenado en Buenos Aires.

Con el paso del tiempo, las características de sus trabajos fueron mutando:”Me cuesta mucho buscarle una característica general a lo que escribo. Lo que sí tengo claro desde la concepción de mis trabajos es que lo fundamental es que el público entienda lo que estoy contando”. Al referirse a esto no habla de dejarles a los espectadores todo servido en bandeja, pero sí que cuando salgan de la sala puedan responder con claridad la famosa pregunta “¿y, de qué se trata la obra?”.

Donde terminan los rieles 2Donde terminan los rieles surgió durante un taller de dramaturgia mientras Cayón estaba tomando con Andrés Binetti en el 2013, consecuencia de un ejercicio en el que tenían que armar una historia a través de una imagen disparadora. Para Oscar, esa imagen fue la de un baño en una estación de tren.

El estreno de este sábado 9 de abril, en el Centro Cultural el Deseo, da comienzo a la segunda temporada  de la obra. En la primera, el público respondió de una manera que sorprendió a quienes conforman la propuesta: “Quedan muy conmovidos y ha pasado que en alguna función no aplauden porque les gana la historia”.

Donde terminan los rieles fue descripta por algunos críticos como “una tragedia urbana” y es por eso que el público queda en el estado que queda cuando se produce el último apagón.

ESTRENO: SÁBADO 9/4 – 22 hs

FUNCIONES: Sábados 22 hs en el Centro Cultural El Deseo Saavedra 569, CABA. Entrada: $120. Reservas al: 49414954

Elenco: Anibal Brito (El Rengo), Luciano Rojas (Rulo), Paula la Sala (Natalia), Alejandro Robles (Chato) y Alejandra Martínez (Chancha)

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *