Miramar: un viaje a la infancia por el camino del arte

Ilustraciones, animación y música son parte de una increíble experiencia sensitiva con raíces en Córdoba. La ternura y la delicadeza del trabajo son las claves por las que la pequeña historia de tres animales logró expandirse hasta formar -o llevarnos de vuelta- a un pequeño mundo donde todo es posible. 

Por Bárbara Dibene

Fotos: Garin Pinturerías

A mediados de mayo, el Centro Cultural Municipal Casa de Pepino, ubicado en la ciudad Córdoba, se convirtió en la sede del proyecto artístico multidisciplinario “Miramar”, que condensa el trabajo de varios meses de los realizadores audiovisuales riojanos Agustín Justo y Paula Robledo, de la artista visual e ilustradora fueguina Ana Kayen Corral Paz y la cantautora cordobesa Pamela Rudy.

Para comprender de qué se trata la iniciativa hay que remontarse varios meses atrás, cuando Paula y Agustín conversaban sobre su deseo de experimentar con animación y quedaron fascinados con la música de Rudy, con quien tuvieron la oportunidad de realizar distintas colaboraciones, y que a su vez ya hacía equipo con Ana.

Con ese primer deseo, llegó la propuesta de realizar el videoclip de uno de los temas del disco “El Reino”, el primer álbum de Rudy, compuesto por once canciones propias y que contó con la producción y arreglos de Tomás Ferrero.

En una charla con Transeúntes, Paula relata cómo se decidieron por el track 5, Miramar: “La elegimos porque nos pareció encantadora. Al principio queríamos centrarnos en el sonido, pero se fue dando que la letra tomó protagonismo. La canción habla de la infancia, del recuerdo, de la la dulzura y del mar”.

A partir de allí comenzó el camino creativo del equipo. El primer paso fue escribir el guión y optar por una técnica que fortalezca lo que querían contar. Es así que se decidieron por el stop motion con figuras de papel articuladas y crearon una mesa de madera con cinco niveles de vidrio para establecer las diferentes profundidades de los escenarios.

“Yo me encargué principalmente de armar esa mesa, de diseñarla y construirla para que cumpliera con lo que necesitábamos y nuestras posibilidades. Además, trabajé en la iluminación, cuestiones de software y la generación del guión con Pau”, precisa Agustín.

¿Qué cuenta el videoclip de Miramar? En pocas palabras se trata de la aventura de tres animales del bosque que al encontrar un mapa escondido en un cofre deciden seguir sus indicaciones hasta llegar al mar. “Ana se encargó de investigar a cada uno de estos animales, observó cómo se movían, cómo eran, y luego los trabajó en papel calado, con acuarelas. Las articulaciones están hechas con hilitos. Fue impresionante”, destaca Paula -cuyo rol fue el de dirección y edición- sobre la labor de su compañera.

Lo que siguió fue montar escenarios y figuras para tomar transversalmente, con la cámara colocada por encima, las 12 fotos por cada segundo de animación deseado. Un verdadero trabajo artesanal, y de un resultado bellísimo, que requirió de alrededor de 1800 fotos para completar el video.

“La canción nos tocó a todos, creo que habríamos sido amigos de niños”, dice con humor la realizadora, y eso puede ser una de las cuestiones que influyeron en que el corto haya conmovido a todos los que lo vieron.

Con el producto terminado, el equipo tuvo la oportunidad de llegar centro cultural ubicado en el barrio cordobés de Güemes, para lo que tuvieron que pensar en otras ofertas artísticas que pudieran complementar la exposición del videoclip. Es así que los visitantes pueden ver en el espacio más ilustraciones de Ana, escenarios y personajes enmarcados, los story board del proceso, la mesa utilizada y una instalación con la letra de la canción. Y quienes no estén cerca ya pueden disfrutar de Miramar en Youtube.

Muy felices por el estreno y la muestra, el equipo agradece a todos los que colaboraron con la realización. Finalmente, Paula destaca: “Esta experiencia me encantó porque aprendí muchísimo. Desde lo más formal hasta la amistad. Todo fue enriquecedor”.

Datos sobre la muestra
Podrá visitarse hasta el 15 de junio de lunes a domingos de 8 a 21 horas, con entrada libre y gratuita, en Fructuoso Rivera esquina Belgrano, barrio Güemes.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *