“Despertar”: una reflexión sobre la relación del hombre con la naturaleza

Despertar Lago Epecuén

Despertar Lago Epecuén

Junto a su productora, una artista nacida en Dolores promueve una serie de performances donde el arte sirve como vehículo para reconocer lo que el planeta nos da y cómo la humanidad lo cuida o lo aprovecha. Y planta la pregunta: ¿Tenemos suficiente conciencia sobre los recursos naturales y su explotación?

 

Por Bárbara Dibene

Fotos: www.maribuscarballo.com

En pocas palabras palabras “Despertar” es una performance, es decir, una acción artística en la que confluyen diferentes disciplinas como la pintura, la música y la danza. Su objetivo la hace especial, porque busca generar conciencia de lo que el hombre le hace al planeta y lo que la naturaleza nos brinda y cómo el hombre lo cuida o se aprovecha. Tal vez, un tema que incomoda porque invita a reflexionar sobre el consumo individual y colectivo, sus razones, los desperdicios y las consecuencias que ya están presentes -como el calentamiento global y la contaminación- y las que están por venir; pero también que permite reconocer y admirar lo que tenemos a nuestro alrededor.

Maris Bustamante Carballo es la artista detrás de la idea. Nacida en Dolores pero residente en La Plata, trabaja actualmente como maquilladora profesional, caracterizadora, BodyPainter y productora en su emprendimiento MBC. “Despertar es un logro, es algo que sentía que me debía. Venía haciendo trabajos más relacionados con la fantasía, pero esto fue un giro a contar sobre la conciencia, algo en lo que trabajo personalmente hace años. No solo desde lo ambiental sino lo espiritual, la comida, el consumo. Despertar me llena de bienestar; y salió de mí pero mucha gente lo hace posible”, explica la emprendedora a Transeúntes.

La primera performance de la serie se llevó adelante en diciembre de 2016 en una de las calles comerciales de La Plata con el objetivo de, en vistas de la llegada de las fiestas de Navidad y un día de descuentos masivos con locales abiertos hasta altas horas de la noche, promover el consumo responsable. “En ese caso la idea fue trabajar el concepto de residuos tóxicos y promover que la gente piense en lo que compra y si lo necesita realmente”.

Más adelante realizó los Despertares “Agua residual”, por invitación de la Fundación Biósfera con la propuesta madre de representar los ciclos del agua y la conservación; “Megaminería contaminante“, con eje en mostrar su impacto en la tierra, el agua y las poblaciones; y “Fecundidad”, construida a partir del trabajo de la conciencia corporal.

Despertar Lago Epecuén

Despertar Lago Epecuén

Las dos últimas performances se realizaron a más de 500 kilómetros de La Plata, en Carhué, provincia de Buenos Aires, por una convocatoria de la municipalidad de Adolfo Alsina. “Ahí hubo dos propuestas. La primera la hicimos en el marco de la 16º Fiesta Provincial del Turismo Termal”, relata Maris”, “Lo que se buscó ahí fue mostrar lo que la naturaleza ofrece en el lugar, que son las termas, las riquezas del lago Epecuén. Por eso hicimos la intervención en la playa principal, que se concibió a partir de las propiedades del agua, y las particularidades de la flora y la fauna. En el lugar vive la segunda comunidad más grande de flamencos del mundo”.

Ahondando en el concepto, la artista detalla: “Trabajamos el tema de los movimientos de esos animales, de las aguas. Y la cuestión de cómo estar en sociedad juntos: la tranquilidad, la serenidad de un ambiente así y cómo nos repercute socialmente. Es un pueblo super pacífico, donde se mira al otro. El material principal fue el fango, que es muy bueno para trabajar y deja suave la piel”.

Matadero de Epecuén

Por otro lado, Despertar tuvo una parte que se focalizó en mostrar las consecuencias de la mano del hombre y se trasladó hasta las ruinas de Epecuén. El lugar fue durante muchos años una “perla” por convocar a miles de turistas por sus aguas, beneficiosas para la salud gracias a su salinidad, pero en 1985 se inundó, según se relata, por errores de infraestructura, inversión y no prever el impacto de las crecidas por ser la última laguna de una serie de encadenadas. En consecuencia, todo quedó abandonado y hoy se viste de blanco producto de haber estado sumergido bajo el agua salada durante una década.

“Es fantasmal. Es triste pero a la vez fantástica. La experiencia de estar ahí es muy buena”, asegura la artista, que también estaba interesada en la obra arquitectónica de Francisco Salamone, quien se dedicó en el siglo pasado a diseñar municipalidades, mataderos y pórticos de comentarios, y es autor del emblemático matadero de Epecuén que suele aparecer en las postales del pueblo.

En cuanto a las reacciones por las intervenciones en general, Maris asegura que dependiendo de los lugares de los Despertares las reacciones cambian, pero que agradece a quienes se acercan y preguntan de qué se trata y quieren entender más el concepto detrás de la obra. Sin embargo, se sorprende de aún existan algunos cuestionamientos y “caras de horror” por la desnudez, un estado natural del cuerpo que en el ámbito performático está al servicio de la narrativa.

Finalmente, satisfecha por volcar sus pensamientos e intereses a un proyecto de estas características, Maris cuenta que sigue haciendo gestiones para llevar Despertar a otros espacios y trabajar la conciencia desde la mayor variedad de aristas. “Así puedo contar lo que siento, pienso y me preocupa desde la forma que me sale mejor, y con gente amiga, qué más puedo pedir”.

Beneficios para la salud del Lago Epecuén
Las aguas del Lago Epecuén concentran entre 180 y 200 gramos de sal por cada litro y son beneficiosas para el bienestar personal. El fango, en tanto, tiene capacidad mineral, es hipermarino, y se destacan su textura y untuosidad. Tiene una alta concentración de oligoelementos y se puede utilizar tanto para aplicaciones estéticas como terapéuticas.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *