Vientos de música y del cerro

CharroGrupo-0403

En una noche de respiro, el calor riojano dio tregua a unas 250 personas que disfrutaron de un recital que fue desde el jazz más tradicional hasta una vidala riojana instrumental a cargo de Charro Flores Grupo, un cuarteto que contó además con la presencia de músicos invitados de la talla del baterista Pablo González.

Nota e imágenes por Álvaro Vildoza

Las vacaciones y las visitas de músicos radicados fuera de La Rioja lograron que en apenas diez días, el grupo de Facundo Flores, compositor y flautista local, armara un espectáculo de excelente calidad junto a una decena de invitados.

El lugar elegido para el encuentro fue El Parque de Avellaneda, un restaurant ubicado sobre una avenida que serpentea entre los cerros que integran La Quebrada, la zona de veraneo riojana.

El show comenzó cerca de las 23 y durante dos horas el sonido danzarín de la flauta traversa de Charro fue el protagonista de la noche. Junto a su grupo, integrado por Manuel Figueroa en teclado, Jorge Castro en batería e Iván Gramajo en bajo, comenzaron interpretando Madre Chaya, de Pancho Cabral para continuar con Pujllay, compuesto por Facundo a partir de un recuerdo de su infancia:

cita2

Más tarde, sonaron las melodías de James Moody, Charlie Parker y las de otros grandes compositores del jazz, alterándose con algunas brasileras y otras profundamente argentinas. Hacia la mitad del show,  fueron subiendo al escenario Lucas Millicay en percusión e Iñaki Moreno en bajo, de Córdoba, Loro Lucero en saxo, y quizás uno de los invitados más esperados, el baterista de  Illyia Kuriaky and the Valderramas, Pablo González, sorprendiendo al público interpretando en guitarra canciones de su autoría.

CharroGrupo-0580

“La idea de esta tocada surgió hace muy poco, cuando estábamos con los chicos en una peña. Pablo comentó que estaría bueno hacer una Jam Session, pero que nuestra banda estuviera antes para no hacerlo tan hippie”, comenta Facundo en el ensayo, “así después se abre el escenario y se sube el que tenga ganas de tocar. Fue medio de casualidad, así que venimos ensayando todos los días hace 10 días. Nació jam y seguirá siendo jam”.

 

Sobre Charro Flores Grupo

CharroGrupo-0590“Tengo entendido que jazz es libertad, así que no sé cómo definir nuestra música, digamos jazz fusión porque tiene ritmos brasileros, candombe, ritmos folclóricos argentinos, hasta chayas”, arriesga Flores. El grupo nace, según él, para concretar algunas ideas melódicas que tenía en la cabeza. Surgió casi solo, se fue dando entre juntadas de amigos, hace más o menos un año.

Por lo general tocan en algunos pubs y lugares chicos de La Rioja, salvo cuando fueron teloneros de Javier Malosetti en su visita a la ciudad. “Estuvo bueno porque él se copó y nos propuso ser la banda de una clínica que va a dar acá”.

Facundo asegura que con Manuel Figueroa, pianista del grupo, se entienden porque se conocen y tocan juntos hace mucho tiempo. “Inclusive después de que se disolvió La Troupe (banda formada por Flores, Figueroa y González, entre otros, cuando eran estudiantes secundarios) y yo volví de vivir en Buenos Aires, con Manu hicimos cosas a dúo de repertorio impresionista de piano y flauta. Sentíamos la necesidad de darle power a la cosa y agregar batería y bajo. Una cuestión apate de lo musical es lo humano, que venga Pablo, que venga Lucas Millicay, con los que nos conocemos de chicos, lo hace especial”.

Aunque la grabación del disco es aún un desafío lejano para Charro Flores Grupo, este año tienen proyectos para salir a tocar por la provincia, por Catamarca, y quizás por Rosario para difundir un poco más estos vientos de cerros y jazz.

 

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Alvaro Vildoza

Periodista y explorador audiovisual en Internet, siempre buscando hacer de Transeúntes, un sitio web innovador en la forma de contar el mundo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *