PUJA: basta de violencia obstétrica

 11219357_10152965165928285_5536868360514316837_n
Mañana a las 18hs, el colectivo de artistas audiovisuales “Puja: violencia obstétrica” marchará al Congreso para exigir la reglamentación de la Ley de Parto Humanizado. Bajo la consigna “No a la violencia obstétrica” convoca a la comunidad a participar para cambiar la forma en que nacemos.

 

Por Bárbara Dibene

Pujar es “luchar, hacer fuerza para conseguir algo, superando todos los obstáculos que se oponen a ello”. Las madres son un símbolo de esta acción; cuidan al bebe durante los eternos e inolvidables nueve meses de embarazo, y luego pujan con todas sus fuerzas para ayudarlos a salir al mundo.

Por qué no pueden hacerlo en forma segura y siendo contenidas es la pregunta que cientos de mujeres se hacen, y la causa por la que luchan desde hace varios años nucleadas en diferentes organizaciones y movimientos sociales, artísticos y de género.

Uno de ellas es “Puja”, una comunidad en Facebook que surgió gracias a Maxime Boniface y Ana Luz Sanz, el director y la productora del documental que lleva el mismo nombre y que busca “recuperar el protagonismo de las mujeres, la libertad de elección, el respeto a la individualidad y las diferencias de cada una”. Para ellos el parto debe ser “un acto libre y placentero”, y han encontrado en el audiovisual una forma impactante y creativa de concientizar a hombres y mujeres sobre esta problemática.

A través de las redes sociales, los impulsores del proyecto han invitado a hombres y mujeres a participar de una macha el miércoles 20 de mayo a las 18hs en el Congreso, con el objetivo de exigir un Parto Integral Respetado y el cumplimiento de la Ley de Parto Humanizado.

 

La ley que te protege

La ley en cuestión es la 25929, que considera que la mujer tiene derecho, entre otras cosas, a ser informada sobre las diferentes intervenciones médicas para poder elegir en caso de que hubieran opciones, a ser tratada con respeto, al parto natural –con paciencia de los tiempos biológicos individuales-, y a estar acompañada por una persona de confianza durante el parto.

A fin de cuentas, se intenta evitar la violencia obstétrica, que según ley de Protección Integral para prevenir y sancionar la violencia contra las mujeres (Ley Nacional 26.486), es “aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales”.

Algunas de las acciones consideradas violentas son la falta de atención, el maltrato, intervenciones médicas injustificadas, falta de pedido de consentimiento informado y la negación del derecho a estar acompañada durante todo el proceso del parto.

Un caso de la falta de atención y humanidad fue el de Flavia Ramos, que hace doce años llegó al Policlínico San Martín con un embarazo de 4 meses que concluía en un aborto espontáneo. “Fui una tarde, con dolores, y me dijeron que no había médico. En ese momento no tenía plata para ir a otro lado, entonces fui a casa y me acosté. Con las horas me empezó a doler de verdad y tuve hemorragias. Volví al hospital y una enfermera me dijo que tenía que esperar. Yo había ido con Mari, una médica de la familia, que golpeó puertas para que me atendieran. Ahí pensaban que me había hecho un aborto, por eso me trataban así. Me acuerdo que Mari les dijo ‘No ven que no se metió nada. Fue espontáneo’.

Cuando por fin vino un médico, me hizo un tacto que me hizo ver las estrellas. Mari lo frenó ‘No la toquen más’. Entonces me internaron… a las horas el feto salió despedido. Yo lo agarré, me entraba en la mano. Lo puse en el cajón de la mesa de luz y llamé a la enfermera.

Jamás me vio un médico otra vez. Incluso un día me mandaron a hacer una ecografía y tuve que cruzar el patio caminando, con el suero a rastras. Mari justo me había ido a visitar y no lo podía creer. Pero qué iba a hacer, en esos momentos estás indefensa”.

 

Arte para reflexionar

Elenco de Parir(NOS)

Elenco de Parir(NOS)

Las casildas” son una agrupación que desde distintas áreas generan actividades para difundir información sobre la gestación, parto, nacimiento y crianza de niños, y también cuestiones de género.

Una de sus creaciones es la obra teatral Parir(NOS), que se ha presentado en diferentes espacios como facultades y hospitales, y pretende “ser un testimonio de aquello que en silencio y de manera sistemática y normalizada vivimos, un motor para animarnos a contar, compartir, darle voz a nuestras historias, la de nuestros partos y nuestros nacimientos que nos pertenecen a todxs como humanidad”.

También llevan adelante actividades como charlas para mujeres embarazadas, en los que “el objetivo es empoderar a las integrantes del grupo con información genuina sobre el momento del embarazo, parto y primeros días del o la bebé”.

 

“Para cambiar al mundo, primero hay que cambiar la forma de nacer” (Michel Odent)

 

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *