9 meses que duraron años, un documental

92764Hace dos años se aprobó y entró en vigencia la Ley Nacional de Fertilización Asistida, un logro para cientos de personas que por diferentes razones de salud no pueden concebir. La lucha, la tristeza, la emoción y el anhelo buscan ser retratados en “Vientre”, un documental sobre el deseo de tener un hijo.

Por Bárbara Dibene

 

Fabián Sticca es productor y director audiovisual. También es paciente infértil, diagnosticado en 2007, a causa de la baja cantidad y calidad de sus espermatozoides. La fertilización asistida se convirtió en la oportunidad de tener un hijo junto a su esposa. Esto no fue fácil, y supuso el esfuerzo de juntar el dinero necesario para costear los procedimientos.

El primer intento fue través de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), que consiste en introducir un solo espermatozoide en el citoplasma de cada óvulo maduro utilizando una aguja de cristal muy delgada. Aunque los deseos eran fuertes, no funcionó. A los pocos meses, Fabián se involucró en la recolección de 433.000 firmas para presentar una iniciativa popular en el Congreso, que obligara a los legisladores a tratar una Ley Nacional de Fertilización Asistida.

“Y así comenzaron cinco años de exposición pública y mediática hasta dar con la feliz y justa sanción de la ley. Poco después nos sometemos a un nuevo intento, bajo la asistencia plena del sistema de salud público, pero nuevamente da negativo”, narra Fabián, que a partir de su experiencia en las movilizaciones y marchas, siempre atento y filmando, decidió hacer un documental: Vientre.

 

Protagonistas y testigos

El trabajo audiovisual no tuvo planificación pero sí el éxito de capturar la emoción durante cinco años. Las personas habían logrado abandonar el tabú, aceptar su condición de infértiles y exigir que sea considerada una enfermedad. Fabián y Juan Manuel Chaname, co-productor del film, salieron muchas veces con su cámara a buscar testimonios, y lograron capturar imágenes muy simbólicas. Recuerdan por ejemplo “cochecitos vacíos, círculos de cartón negro en las panzas significando vientres vacíos y fotos pegadas en las rejas del Congreso, transformadas en seres reales confesando su condición y clamándola en sociedad”.

92775

La historia de Fabián se traslada al documental como punto de partida, él es el relator, quien abre su diario íntimo para los espectadores. “Decido hacerlo así porque tengo la sensación de que si no lo hago, en breve todo aquello va a quedar en registros salpicados en las redes sociales o en la memoria de quienes hemos participado activamente a lo largo y ancho del país”.

Originalmente, el proyecto iba a llamarse “Dulce caricias en el vientre”, y esperaba tener una mirada “piadosa y distante” de las familias que lograron tener un hijo gracias a la adopción o por diferentes técnicas. Sin embargo, Fabián no estaba conforme: “Sentía que había un grito aún que debía salir en forma de arte, debía hablar de mí y a través de mí, entonces decidí ser consecuente conmigo y con los miles que han puesto meses de sus vidas en pos de esta causa en marchas, en los medios; que pasaron noches sin dormir difundiendo en redes, horas de jornadas catedráticas y públicas. Ciudadanos, quizá menos del 1%, que padece la enfermedad, en la calle. Esa gente necesita un abrazo, una caricia, un reconocimiento y siento que este film, los honrará de verdad”.

 

Del Congreso a la pantalla grande

En el 2013 se sanciona e implementa la Ley 26.862 de Fertilización asistida, que contempla el acceso gratuito a procedimientos médicos de reproducción de baja y alta complejidad para todos los ciudadanos. No importa la edad y pueden ser parejas heterosexuales u homosexuales, o personas solas. Sin embargo, “el tiempo pasa y descubrimos que no es tan así”, asegura Fabián, que a pesar de estar feliz por el avance, reconoce que las obras sociales ponen trabas.

El documental, apoyado por organizaciones como Sumate a dar vida, Concebir, Abrazo por dar vida y Vientre vacío, permitirá volver a reflexionar y discutir los alcances y limitaciones de la medida.

Actualmente, Fabián y Juan Manuel tienen mucho material de archivo, recolectado durante cinco años, y están filmando testimonios de diferentes actores. Recurrieron a la plataforma de financiamiento colectivo, IDEAME, y esperan juntar el dinero necesario para terminar la película, hacerla circular en festivales y presentarla a organismos interesados en la problemática.

Vientre es un documental sobre “aquello de querer tener hijos, intentarlo, no poder y luchar por ellos”.

¿Querés colaborar con el documental? podés ayudar a su finalización y difusión haciendo click aquí y donando lo que puedas!

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *