Proyecto PROCER: una apuesta por la tecnología inclusiva

ProyectoProcer1
Cuatro compañeros de facultad, luego amigos y ahora socios lanzaron una campaña en la plataforma de financiamiento colectivo IDEAME. ¿El objetivo? Producir para la venta un innovador dispositivo de lectura artificial para ciegos, disminuidos visuales y disléxicos.

 

Por Bárbara Dibene

Fotos y videos: web oficial

Julián Guerrero (Ingeniero Electrónico), José Ribodino (Estudiante de Ingeniería en Computación y Técnico en Sonido), Mariano Lescano (Estudiante de Ingeniería en Computación) y Manuel Diaz Ferreiro (Ingeniero en Computación) se conocieron hace unos años en la facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Córdoba. Todos compartían una inquietud: trabajar juntos para generar tecnología nacional y retribuir a la sociedad la posibilidad de estudiar de manera pública y gratuita.

“Nuestra idea surgió en el bar de la facultad, donde empezamos a pensar el proyecto y las alternativas para su realización. En ese momento, yo había recibido un premio de Fontsoft (Fondo Fiduciario de promoción de la industria del software) y vimos que estaba la posibilidad de conseguir financiamiento por esa vía”, cuenta Manuel, que fue premiado por su proyecto de fin de carrera “Generación Automática de software mediante meta-diseño y reflexión para aplicaciones de software orientadas a objetos”.

En principio, el proyecto era más acotado, pero “una vez que la idea tomó forma comenzamos con llamados a fundaciones y potenciales usuarios para ver qué opinaban, y a partir de ahí cada paso que se fue dando tuvo su validación correspondiente con ellos. Nos ha sorprendido positivamente la predisposición que mostraron para responder preguntas y aportar su grano de arena a que el proyecto sea mejor y más completo”.

¿Qué es PROCER?

Se trata de un dispositivo portátil de lectura artificial capaz de convertir texto impreso a voz. Su objetivo es “permitir que personas ciegas, disminuidas visuales o disléxicas puedan acceder a información en forma de texto impreso de manera autónoma”, como libros, diarios, folletos, billetes y facturas, entre otras cosas.

Su funcionamiento es sencillo: se adquiere una imagen a partir de la cámara incorporada por medio de un escáner portátil, el dispositivo procesa la información y luego la reproduce (ver video).

 

La meta de avanzar

La Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación fue de gran ayuda para los emprendedores y para el avance concreto del proyecto, ya que brindó apoyo económico para realizarlo. “En este punto queremos mencionar a la Dra. Ana María Becerra, al Dr. Martín Rodrigo Gill y a Andrés Garcia quienes con su apoyo, ideas, paciencia y propuestas hicieron que este proyecto se pueda hacer realidad. Siempre decimos nada de esto sería posible sin ellos”.

El 1 de agosto el equipo va entregar los primeros prototipos y el siguiente paso que quieren dar es hacer una pequeña producción para tratar de llegar a comercializarlo y distribuirlo. Por eso, la campaña en IDEAME es muy importante. A través de ella esperan recaudar para mediados de junio 100 mil pesos, que sumado a los aportes del equipo permitirían una primera producción terminada y lista para la venta.

“Actualmente, existen alrededor de un 5% de personas con problemas de visión y un 10% de disléxicos. Consideramos que hay un gran segmento de la población que es susceptible de ser alcanzado por un proyecto de este tipo. Por lo que consideramos que para los inversores es un mercado atractivo. Por nuestra parte, creemos en el uso de la tecnología para mejorar la calidad de vida de las personas y de darle herramientas para una mayor integración y autonomía. Esa es parte de nuestra misión como profesionales”.

En PROCER también participan el diseñador Gabriel Terradillos y la diseñadora gráfica Betiana Foressi.

Equipo de trabajo

Equipo de trabajo

“Queremos agradecer a todos los que con su apoyo nos ayudan a que el proyecto avance, hemos recibido ayuda desinteresada desde que todo comenzó, no solo de parte de personas que nos conocen y quieren, sino de aquellos que comenzaron siendo extraños y hoy son parte importante de esto. A todos ellos, muchas gracias”.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

One Comment:

  1. Cecilia Tuttobene

    Soy Lic. en Psicopedagogía y trabajo desde hace 25 años, en la zona oeste del Gran Buenos Aires, en el acompañamiento de niños, adolescentes y adultos que presentan patologías diversas y necesidades educativas especiales. En su inclusión a la educación formal, vamos atravesando múltiples obstáculos: por ejemplo, en las personas con un trastorno de dislexia, el desafío de acceder a la información escrita y, así, poder acceder al conocimiento o poder desenvolverse con autonomía en situaciones de la vida cotidiana, es enorme.
    Pude conocer el proyecto PROCER a través del programa EUREKA y me “conmovió” la posibilidad de una herramienta tan valiosa como el dispositivo de lectura artificial sea algo que se encuentre disponible para personas que están luchando por incluirse en el mundo. Comparto esa pasión!!! me la paso intentando inventar recursos que les sirvan a mis pacientes… mucho más simples, menos tecnológicos, más artesanales… pero que, lamentablemente no siempre alcanzan. Me encantaría poder conectarme con uds. para ver cómo podrían acceder a este dispositivo pacientes con trastornos de diverso tipo, docentes que trabajan integrando alumnos en la escuela primaria y secundaria, o incluso personas adultas que lo necesitarían para su desempeño laboral, con las cuáles me encuentro trabajando para que puedan sostener un empleo. Espero podamos contactarnos pronto!! Mi mail es ceciliatuttobene@hotmail.com.ar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *