Abriendo la cancha: un espacio para romper los prejuicios sobre el fútbol femenino

Un grupo de cordobesas, en la previa del mundial de Rusia y con el fin de visibilizar la situación del seleccionado nacional de fútbol femenino, lanzó una campaña para que la gente aliente a la selección masculina con el nombre de las jugadoras argentinas en la espalda.

 

Por Yésica Sagliocca
Imágenes : Abriendo la cancha

Abriendo la cancha surgió en 2016 como iniciativa de un colectivo de mujeres que, luego del Encuentro Nacional de Mujeres realizado en Rosario, se convencieron de que era necesario empezar a trabajar para promover y visibilizar el fútbol femenino.

Desde entonces, desarrollan actividades que tienen que ver fundamentalmente con el trabajo territorial. Tienen una escuela de fútbol femenino en el Campo de la Ribera- zona periférica de Córdoba- en donde vienen trabajando desde octubre de 2017. Florencia Bacco, miembro de la organización, sostiene que “es un proceso interesante en donde hay niñas y adolescentes, de 8 a 16 años, que van a aprender que son un equipo. Nuestro trabajo de promoción, en estos sectores vulnerables, lo hacemos pensando que esas son las cosas que nosotras hubiéramos querido tener de niñas y, sobre todo, lo que nos hubiese gustado que nos suceda”.

Quienes forman parte de este grupo creen que fútbol femenino tiene que ser accesible y para eso es necesario “romper esos prejuicios en donde parece que ese territorio no es de las mujeres. Las canchas también son nuestras. Esos cuerpos se construyen a través de ese juego, de la forma particular en que lo practicamos, como mujeres, en todas sus identidades”, sostienen.

El mundial también lo juegan ellas

Actualmente, desde Abriendo la cancha, están llevando adelante una campaña que busca dar a conocer a las integrantes de la selección argentina de fútbol femenino.

La iniciativa surgió una vez finalizada la Copa América que se disputó durante el mes de abril, en Chile. Para ese entonces, las chicas se juntaron en un bar a ver, vía Facebook Live, los encuentros que la selección disputó a lo largo de la competencia. “Empezamos a ir todos los partidos que jugaba Argentina con nuestra computadora, nuestros cables de internet. Fue hermoso, tuvo un impacto y una respuesta muy buena. La gente que iba al bar a tomar algo de repente se quedaba mirando”.

Las camisetas pueden comprarse en su Facebook: Abriendo la cancha

Fue después de esa experiencia les pareció una buena idea, aprovechando que se viene el Mundial y que todo el mundo va a ver los partidos con la camiseta de celeste y blanca puesta, poner a la venta la casaca de la selección pero “en vez de usar la diez de Messi, usemos la 10 de Estefania Banini o la 9 de Soledad Jaimes, en vez de la de Higuain”.

Con esto las chicas buscan que la gente se tope de repente con que en las espaldas están los nombres de jugadoras y a partir de ahí contarles quiénes son y cuáles son las dificultades que tuvieron que atravesar a lo largo de su historia.

Reclamo histórico

La selección de fútbol femenino desde 1991 que está bajo la órbita de la AFA. Desde entonces y hasta al 2006 supo liderar, después de Brasil, el ranking de CONMEBOL. Sin embargo, en la actualidad ya no ocupa ese lugar de privilegio. Esto se debe no sólo a un descenso del nivel futbolístico sino que al hecho de que otros países, como Chile y Colombia crecieron como equipos llevando adelante cambios importantes dentro de sus federaciones con respecto al fútbol femenino.

Al contrario de lo que sucedió con otras selecciones, el conjunto local no tiene el apoyo necesario para poder salir adelante. Hoy el fútbol femenino argentino no cuenta con representación en la Asamblea Legislativa ni en el Comité Ejecutivo de la AFA, por lo cual no tiene injerencia ni control sobre los recursos e ingresos que recibe. Es por eso que las jugadoras llegaron a estar un año y medio sin jugar, realizaron un paro por falta de pago de los viáticos y en sus últimas actuaciones internacionales dejaron en claro su descontento y exigieron ser escuchadas.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *