Un homenaje documental al “poeta del piano” Remo Pignoni

El regreso a la raíces despertó la curiosidad de dos directores santafecinos por descubrir quién fue Remo Pignoni, el pianista y compositor más famoso de Rafaela. En “El habitante del silencio”, un documental de 40 minutos, tres pianistas demuestran el placer de revisitar a uno de los mayores referentes del folclore de proyección argentino.

 

Por Álvaro Vildoza

Fotos: facebook oficial de la película

“Queríamos saber por qué es tan valiosa la obra de Remo Pignoni, quiénes lo acompañaban”, reconoce Paula Kuschnir, directora junto a Ignacio Esborraz del documental “El habitante del Silencio”. La película tuvo su estreno el pasado 24 de mayo, a 30 años del fallecimiento del músico, en la ciudad santafesina de Rafaela, donde él nació y vivió toda su vida.

Compositor del himno de la ciudad, de la marcha deportiva del Club Atlético Rafaela y de unas 200 piezas entre las que se destaca la huella “Por el sur”, Remo Pignoni es uno de los héroes de la ciudad. La Escuela Municipal de Música lleva su nombre y es recordado con orgullo por los rafaelinos por su talento y su sentido del humor. Sin embargo, los homenajes parecían quedarse cortos a la hora de recordar la genialidad de su obra. Es por esto que Kuschnir, realizadora audiovisual, integrante del colectivo audiovisual jujeño Wayruru, decidió, en su regreso desde el norte argentino a su Rafaela natal, reunirse con el músico Ignacio Esborraz.

“Justo cuando vuelvo a Rafaela me encuentro con Nacho (Esborraz) que había estudiado a Remo Pignoni en Rosario y venía a dar clases en la escuela de música municipal. Nos encontramos los dos, volviendo, y preguntándonos por un artista muy grosso, muy reconocido, pero del cual sabíamos muy poco los dos. Ahí dijimos ¿por qué no hacemos algo para respondernos esas preguntas?”.

Para llevar adelante el relato, los directores recurrieron a Dorita, quien además de ser la esposa de Remo fue su “gran productora” y archivista personal: atesora en dos biblioratos fotos, recortes de diarios y hasta el acta de nacimiento de su marido. Sin embargo, incluso con el valioso testimonio de Dorita, la película no intenta ser una biografía, sino que se propone describir al artista a partir de su creación y para eso podremos ver en acción a los pianistas José Ignacio “Pepe” Perren (Rafaela), Carlos “Negro” Aguirre (Paraná) y Leo Genovese (Venado Tuerto), quienes a partir de conversaciones e intercambios frente al teclado irán descubriendo las genialidades que Pignoni plasmó en sus cuidadas partituras escritas a mano.

El disfrute de los pianistas mientras interpretan algunas de las obras de Remo traspasa la pantalla. Los tres tienen una relación diferente con él. Mientras que Pepe Perren lo estudió en Rosario, el Negro Aguirre lo escuchó en un concierto en 1983 y descubrió en él “un nuevo ídolo” -más tarde lo conocería personalmente, una anécdota imperdible-, Leo Genovese, joven prodigio de los teclados que vive actualmente en Nueva York, lo descubre para reencontrarse con el folclore de su país y acercarse en medio de su propio viaje musical.   

La película se realizó tras ganar la convocatoria Estímulo a las Industrias Culturales del programa Espacio Santafesino, una política cultural del gobierno provincial para la producción y difusión de creaciones artísticas. En junio del 2016 se presentó el proyecto y en noviembre de ese año comenzó el proceso de rodaje hasta marzo del año siguiente. La participación de Leo Genovese fue posible gracias a una visita que hizo al ciclo de música que organiza la Asociación Otras Voces, que lleva varios años acercando grandes músicos populares al público rafaelino.

A través de los organizadores de Otras Voces, Paula e Ignacio se contactaron con el periodista Raúl Vigini, fanático y promotor de la obra de Remo y amigo de la familia. “Empezamos a charlar con él, que nos llevó a Dorita, y ahí accedimos al material, fotos y discos que nos entregó con total confianza”.

El documental sobre “el poeta del piano”, como definían a Pignoni, es también un homenaje a la ciudad que lo vio crecer. Todo está filmado allí, en el lugar donde siempre compuso. Docente en escuelas, director de coro e integrante de orquestas, Remo será recordado con el documental en distintas localidades de la provincia gracias a la difusión de Espacio Santafecino, pero sus realizadores esperan también que pueda circular en festivales nacionales e internacionales, así como en universidades, escuelas de música y conservatorios de todo el país. 

“Estamos re contentos con la peli, logramos un material que revaloriza la obra de Remo, con la música en la pantalla. El Negro Aguirre también estaba muy emocionado y movilizado luego de verla. No sabíamos qué podía pasar. Hubo momentos críticos dentro del rodaje y en el montaje, que nos llevó mucho tiempo pero logramos un material que nos gusta”, comenta Kuschnir, y agrega: “Por ahora queremos saborearla, dejar descansar la película. Pero luego deberemos organizarnos y empezar a hacerla girar, ya tenemos invitaciones para pasarla en Buenos Aires, Leo nos sugirió un par de festivales en Nueva York, pero la idea es hacerla circular también por ciudades del interior y festivales”.

El Habitante del Silencio se suma con mucho peso a un estado de la cuestión en la que no hay muchos estudios ni escritos sobre Remo Pignoni, y es su música la que toma protagonismo en manos de pianistas talentosos que la disfrutan y la comparten. Pero también el documental muestra al hombre detrás del piano, con su intensidad creadora, y hasta encuentra, gracias a la voz de Dorita, el germen creador de esa obra vanguardista y folclórica, académica y autodidacta, rafaelina y nacional. Remo Pignoni, entonces, se convierte un poco en el héroe de todos.

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Alvaro Vildoza

Periodista y explorador audiovisual en Internet, siempre buscando hacer de Transeúntes, un sitio web innovador en la forma de contar el mundo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *