El primer festival argentino de cine Sordo lanza su 2º edición

Federico Sykes. Foto: Patrick Haar

Surgió cinco años atrás de la mano de Federico Sykes, un realizador audiovisual y sordo de nacimiento con mucho ímpetu y ganas de emprender. Ahora llega a la ciudad de Buenos Aires con decenas de proyecciones, talleres y conferencias para acercar a la comunidad Sorda al séptimo arte de manera inclusiva, y a los Oyentes a una cultura que tal vez desconocen y prejuzgan.

 

Bárbara Dibene

Fotos: Facebook oficial del evento

Hace ocho años, Federico Sykes daba sus primeros pasos en el mundo audiovisual como asistente de producción en la productora Cacique Argentina. Con su trabajo confirmaba su vocación: el cine, una carrera a la que muchos dudaban se pudiera dedicar por ser sordo y que él ama desde la adolescencia, cuando su madrina le regaló una cámara digital y aprendió a filmar y editar.  El productor nunca se dejó convencer de que había algo imposible. Se enfrentó a un evento fortuito que lo motivó a crear el Festival Internacional de Cine Sordo de Argentina (FiCSor), el primero en su tipo en el país.

“En aquel momento me ofrecieron un trabajo de asistente en un festival y lo acepté con mucha felicidad. Un día, mi jefe me pidió invitar a mis amigos Sordos y ¡yo le dije que sí! Fueron unos 20 amigos Sordos al evento, pero se sintieron perdidos o distraídos. No entendía qué estaba pasando hasta que me di cuenta que no había intérpretes de Lengua de Señas Argentina, tampoco había subtítulos en los videos”, recuerda Federico en diálogo con Transeúntes. Esa situación lo hizo reflexionar en torno a la accesibilidad de los festivales y del cine en general, e investigó hasta descubrir que ya existían festivales de cine Sordo en varias partes del mundo, pero no en Argentina. Y se propuso crearlo.

“El primer paso fue ir al INCAA para pedir asesoramiento sobre cómo armar un festival de cine. Me dijeron que había una ley de fomento audiovisual y que gracias a eso ya había más de 120 festivales de cine de diferentes temáticas (como cine LGBT, cine documental y cine deportivo). Y lo que faltaba era el cine sordo. Así que me puse las pilas para arrancar con esto”, detalla el realizador, que convocó a un equipo especializado que se abocó durante tres años a producir el festival.

¿Con qué se encuentra un asistente al evento? Con películas nacionales e internacionales,  talleres de cine en Lengua de Señas para niños Sordos y conferencias con invitados especiales, todo con entrada libre y gratuita. Su objetivo es, a través del cine, defender y reconocer los derechos sociales, culturales y lingüísticos de la comunidad Sorda.

Este año se llevará adelante del 20 al 23 de septiembre en cuatro sedes de la ciudad de Buenos Aires: el Palacio de las Aguas Corrientes, el Centro Cultural de la Memoria “Haroldo Conti”, la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual y el Instituto Superior del Profesorado en Educación Especial.

Mucho por contar

Federico dice entusiasmado que este año recibió 233 películas de todo el mundo, como España, Inglaterra, Francia, Chile, Colombia y Uruguay. Todas de realizadores Sordos que quieren participar del FICSor. “La selección no fue fácil ya que requirió mucho trabajo, pero el equipo y yo estamos muy contentos porque recibimos mucho más que la primera edición, en la que tuvimos 76 propuestas”.

El realizador destaca que ahora hay más películas relacionadas con la cultura e identidad de las personas Sordas, también con la lengua de Señas como su idioma natural, que no es reconocida aún por el mundo por varios cuestiones sociales, históricas y culturales y que condiciona muchas veces la educación de estas personas, que quedan por fuera de las instituciones formales. “La mayoría de las personas Sordas no saben leer. La educación no es accesible”, explicó Federico recientemente en el Mediamorfosis, evento sobre nuevas narrativas y tecnología en el que fue uno de los oradores más destacados.

“La idea del festival es que se visibilicen las problemáticas que tiene la comunidad Sorda por ser un grupo minoritario y oprimido, por no poseer los mismos derechos que tienen los demás. Por ejemplo, según la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con Discapacidad (de la ONU), las personas Sordas tienen derecho de poseer la lengua de Señas como su idioma natural”.

Además, el encuentro permite acercar una nueva forma de comunicación a toda la sociedad, a fin de generar más espacios de creación audiovisual en la comunidad Sorda, y asegurarle el acceso directo a una programación fílmica diversa y de alta calidad, respetando subtitulado y/o interpretariado. Se espera que después de cada proyección, los espectadores puedan eliminar los prejuicios que pesan sobre la Comunidad Sorda.

Por eso la recomendación es que todos puedan asistir. Las personas Sordas porque es un espacio que las hará sentir incluidas y los Oyentes porque podrán conocer e intercambiar con las personas Sordas.

“Estoy muy emocionado, feliz”, cierra Federico, “pensar que había gente que me decía que era imposible que yo me recibiera de cineasta y que hiciera cosas de cine. Me tildaban de loco. Y ahora ya falta poquito para el segundo Festival de Cine Sordo. Me doy cuenta de que todo se puede. Que nada es imposible. Si uno quiere hacer lo que le gusta, que lo haga. Que nadie o nada lo detenga. Que sea feliz. Eso es lo importante”.

Apertura
El 19 de septiembre, día nacional de las personas Sordas, a las 19 horas en el Espacio INCAA – Km. O “Gaumont” (Av. Rivadavia 1635, CABA) se realizará la inauguración del festival. En ese marco se proyectará el cortometraje español CODA, que se estrena mundialmente en el FiCSor.

Programación completa: www.ficsor.com.ar/programacion

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *