La cervecera de El Chaltén

elchalten-1649
En el 96, Blanca viajó al sur para ver el rompimiento del glaciar Perito Moreno, pero ese año lo que tenía que pasar, no pasó. La vida le ofreció entonces una oportunidad: dejar todo para comenzar un negocio en un pueblo de apenas 55 habitantes.

 

Por Bárbara Dibene y Álvaro Vildoza

Blanca es pampeana, patagónica y sobre todo, una persona que transmite una gran energía. Para hablar del emprendimiento en el que invirtió –y ganó- 14 años de su vida, comienza  por las vacaciones que la llevaron hasta El Calafate para ver la ruptura del Perito Moreno. Pero cuando eso no pasó, decidió seguir camino y llegó, de madrugada, hasta un cartel que decía Cerro Fitz Roy 150 kilómetros. Decidió entonces entrar al pueblo, que no tenía luz, y pasó una tranquera hasta un buen lugar donde armar la carpa. “Cuando me levanté al otro día no podía creer lo que veía. Dije: acá me vengo a vivir. Entonces volví a Bahía Blanca, donde tenía mi casa, vendí todo y me fui”.

elchalten-1616En el sur logró conseguir un terreno y allí edificó su sueño: una cervecería. “En un lugar de hombres aguerridos por el viento, por el frío, una mujer emprendedora, sola como estaba yo, sorprendió. Hoy soy muy respetada y muy querida en el pueblo, porque me le enfrenté. Una vez José Luis Fonrouge, el primer escalador argentino que escaló el Fitz Roy, me dijo que El Chaltén es como la vida misma, hay que amarlo, disfrutarlo, pero hay que enfrentarlo con toda la garra, y eso hice”.

Un amigo checo, un hombre que hoy tiene 96 años, le regaló la receta que estuvo en su familia durante 300 años. El agua helada de El Chaltén era perfecta para cocinar esa cerveza casera. Al principio, la cervecería abrió durante un mes, desde el 25 de diciembre hasta el 30 de enero, y luego se fue ampliando la temporada hasta lograr gran afluencia de gente durante siete meses.

“La cerveza gustó. Tal vez sea por el paisaje, todo lo que consumís en El Chaltén te parece fantástico. Hoy recibimos cerca de 40 mil turistas durante la temporada. Lo lindo es que siempre te sorprenden, a veces debajo de la ropa de nieve te encontrás con un químico o un maestro cervecero. Un suizo una vez vino, probó la cerveza y volvió trayéndome malta y una levadura especial para que cocinemos juntos”.

Una historia re-editada

En el 2006, la periodista Sonia Renison entrevistó a Blanca y publicó el reportaje en la revista El Federal. “Lo recuerdo con mucho cariño. Fue muy cálida, y por eso guardamos el recorte de la revista como recuerdo. Se lo pasamos a todos nuestros parientes, ¡yo era famosa!”, cuenta la cervecera mientras exhibe la revista durante un evento organizado por la Secretaria de Turismo de Santa Cruz en la ciudad de Buenos Aires.

elchalten-1622Allí, presentó la novedad: la cerveza logró este año cumplir con todos los requerimientos para ser envasada y distribuida fuera de El Chaltén. Su intención es proveer a dos o tres locales de Santa Cruz, pero no más, ya que quiere mantener lo artesanal, “el tener que probar un vaso cada mañana para ver cómo salió la tanda”.

Hace tres años Blanca vive en La Adela, La Pampa, donde tiene su “casita arriba de la barda” con gallinas, perras, gansos, ovejas y pavos. “A mis 67 años no me entrego. Imaginate si hubiera llegado a El Chaltén con 40 años menos, ¡qué hubiera sido!”, se sonríe, “hice todo con mucho amor, me realicé como persona”.

La cervecería funciona en Av. del Libertador Gral. San Martín 564 y actualmente está a cargo de Manuela, hija de Blanca. Sin embargo, la cervecera de El Chaltén, sigue aconsejando y guiando el emprendimiento que le cambió la vida.

 

Pasaron por aquí y dejaron su firma...

One Comment:

  1. Conoci a Blanca del Rio exelente persona jamas olvidare un jefe de esa magnitud venir a la mañana a cebar mate al personal y sentirse uno mas gracias Blanca eres un ser de luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *